teletrabajo en segunda residencia

El teletrabajo: elemento clave en el mercado de la segunda residencia

El mercado inmobiliario no ha sido ajeno a los efectos de la crisis sanitaria de la COVID-19. Con la implantación acelerada del teletrabajo, las prioridades de algunos compradores han cambiado en el momento de adquirir una vivienda.

Actualmente, los potenciales clientes tienen en cuenta factores como la flexibilidad y la movilidad laboral, lo que ha provocado un descenso del interés por vivir cerca del entorno de trabajo.

En este contexto, las viviendas de segunda residencia se encuentran entre los tipos de inmueble más demandados.

Los compradores, además de concebirlas como espacios para el descanso y el disfrute vacacional, las consideran idóneas para teletrabajar.

Cambios en las preferencias de los trabajadores debido al teletrabajo

Con el cierre de oficinas causado por la pandemia, los trabajadores se han visto en la obligación de trabajar desde casa durante más de un año. Este hecho ha ocasionado un cambio en las preferencias al escoger el sitio en el que desempeñar la actividad profesional.

Según el portal inmobiliario Idealista, la necesidad de espacio en los hogares destinado a oficina influye cuando los compradores buscan una vivienda, lo que conlleva también un cambio en la forma en que los vendedores comercializan sus inmuebles. Un ejemplo de ello es el incremento de espacios de escritorio en viviendas en venta como señal de que es posible teletrabajar.

Francisco Nathurmal, CEO y Fundador de Bcn Advisors, señala que “Los compradores ya no dan prioridad a la proximidad de la oficina: no tener que desplazarse al trabajo significa que la gente tiene más opciones a la hora de decidir dónde les gustaría vivir y pueden explorar diferentes zonas y tipos de viviendas”.

Foco en las segundas residencias para el teletrabajo

En esta línea, la compra de segundas residencias está despertando un gran interés, tanto por parte del cliente nacional como del internacional.

Los clientes buscan viviendas que ofrezcan las mismas comodidades de una primera residencia, pero con espacio extra para reemplazar la antigua oficina y ejercer el teletrabajo.

España, un país ideal para teletrabajar

teletrabajo y el mercado inmobiliario

Según Elodie Casola, directora de Marketing y Comunicación de la empresa de gestión y desarrollo inmobiliario Arum Group, España se presenta como un país ideal para aquellos profesionales extranjeros que teletrabajan y quieran llevar a cabo un cambio de estilo de vida”.

La experta destaca la seguridad física y jurídica, la libertad de movimiento y trabajo, así como también el clima del territorio español.

Asimismo, añade que se puede disfrutar de “una calidad de vida a un precio más económico que el resto de países del norte de Europa”.

De igual modo, Nathurmal indica que “Estamos viendo que algunos compradores extranjeros buscan segundas residencias en las que puedan pasar largos periodos de tiempo, en lugar de unas vacaciones una o dos veces al año. Buscan viviendas con espacio para teletrabajar, de modo que puedan trabajar desde allí en diferentes momentos del año. Para quienes buscan trabajar desde casa en Barcelona, obviamente eso les da acceso al mismo tiempo a poder disfrutar de un estilo de vida increíble”.

Nathurmal

Por su lado, desde la Asociación de Empresarios para la Vivienda de Alta Calidad (DOM3) se pone de relieve que el teletrabajo está teniendo un efecto positivo en el mercado de la segunda residencia.

La Asociación considera que el cambio en la forma de desempeñar la actividad laboral supone una reactivación en este tipo de inmueble.

Además, señala que los potenciales clientes buscan grandes espacios exteriores, como terrazas y jardines, además de tener presente aspectos como la sostenibilidad y la eficiencia energética.

Nuevo perfil de compradores

Llegados a este punto, cabe hacer mención al surgimiento de un nuevo perfil de comprador en territorios pensados para las viviendas de segunda residencia. La principal característica de este potencial cliente es que son más jóvenes que los compradores tradicionales.

Elodie Casola expone que se trata de “parejas jóvenes, solteros y solteras”, “autónomos y emprendedores” o que pertenecen a “profesiones liberales que les permiten alejarse de un centro de trabajo físico”.

Elodie Casola

DOM3 recalca también el rejuvenecimiento del comprador e incide en que suele tratarse de un profesional del ámbito tecnológico, o que cuenta con un negocio propio, y que “si tiene hijos o plantea tenerlos, busca urbanizaciones seguras, bien comunicadas y cercanas a buenos colegios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *